Auto Ayuda

Un simple ejercicio  mental que reduce el estrés, procesando reacciones emocionales, re-enfocando la atención y re-estableciendo un sentido de bien-estar físico y mental.



A través de los siglos se sabe que los patrones de la respiración son indicativos de la disposición de ánimo. El Yoga, por ejemplo, nos enseña a reducir el estrés y a mejorar la salud en general, con sólo modificar nuestros patrones de respiración.

 

Esta nueva técnica conocida como  La Desprogramación Mental y Física a Través de la Respiración, derivada de la Psicología de la Energía, se enfoca en la aceptación de nuestras emociones, permitiéndonos procesarlas rápidamente y de manera sencilla a través del empleo de la respiración. Hay que recordar que la definición del término “emoción” es “llevar hacia fuera”. Con frecuencia, demasiada frecuencia por cierto, no podemos procesar nuestras emociones porque la expresión de nuestros sentimientos entre nuestras familias o nuestros amigos y colegas, sería inaceptable. Dichas emociones reprimidas usualmente contienen algún elemento de cognición o una imagen que permanece dentro de nuestra anatomía energética, envueltas en nuestro flujo de ideas hasta el momento en que logremos expulsarlas con la respiración.

 

PASO 1: Identifique la emoción o la imagen

Para comenzar, primero deberá conectarse con la causa de su estrés, la imagen o la emoción. Luego hay que formular una frase que resuma esa emoción o imagen.

Hay que formular una frase que diga: 
“Aunque ___ (inserte la emoción) ________…”
para dar aceptación a la emoción.

Agregue la frase “Me amo y me acepto,” al primer grupo de palabras y tendrá una frase completa con la cual podrá continuar el ejercicio de reprogramación. 
“Aunque estoy enojado con mi esposo,
Me amo y me acepto.”

Repita esta frase varias veces o siga con otra imagen, idea o emoción que le esté molestando. Primero hay que formular su frase de aceptación “Aunque….” Luego, complete el grupo de palabras con la segunda parte de la oración que siempre será ésta: “Me amo y me acepto.”
“Aunque estoy enojado con mi esposo (a)), Me amo y me acepto.”

Es sumamente importante usar siempre las palabras “Me amo y me acepto” para completar la frase. De esta manera induciremos una verdadera aceptación de nuestras reacciones a la vida. Todas nuestras emociones y reacciones son legítimas, aunque no sea siempre prudente o legítimo realizarlas. Existe una distinción muy clara entre la aceptación de nuestras emociones y reacciones y su realización. Con este ejercicio, comenzará a aceptar que piensa o siente esas emociones y que son reales y válidas.

Ahora podemos comenzar a incorporar la respiración al ejercicio de reprogramación. La incorporación de la respiración y de las palabras en forma de cántico, en voz alta o mentalmente, expulsará rápidamente la imagen o la emoción de su cuerpo.

 

PASO 2: La regulación de la respiración:

Respire por la nariz, llevando el aire hasta el estómago.

Comience a repetir la frase de aceptación en voz alta o mentalmente:
“Aunque estoy enojado con mi esposo (a)….”

Al pronunciar las palabras, comience a soltar el aire a través de la boca poco a poco.

Si todavía queda un poco de aire en su cuerpo al terminar de pronunciar las palabras, expúlselo a través de la boca.

Vuelva a respirar profundamente por la nariz y comience a pronunciar las palabras “Me amo y me acepto.”

Mientras pronuncie las palabras, comience a soltar el aire poco a poco como antes.

Expulse todo el aire que quede por la boca.
En eso consiste la técnica de reprogramación. Es sencilla pero sumamente eficaz. Si está procesando una emoción particularmente intensa, repita la frase de aceptación varias veces, concluyendo siempre con “yo me quiero y me acepto.” Evalúe la intensidad de la emoción al comenzar y hágalo de nuevo al terminar. Verá que se siente mejor en general y que piensa con mayor claridad. Aplique esta técnica a cualquier emoción o pensamiento que le esté perturbando. Es especialmente útil para imágenes obsesivas y para las emociones, hechos dolorosos y resentimientos que son difíciles de borrar. Es sencillo, eficaz, y toma muy poco tiempo.

 

ALGUNAS FRASES PARA USAR: (EJEMPLO)

“Aunque estoy deprimido, Me amo y me acepto.”
“Aunque tengo miedo no poder pagar las cuentas, Me amo y me acepto.”
“Aunque estoy en shock por los eventos en el mundo de hoy, Me amo y me acepto.”
“Aunque me siento perdido(a), Me amo y me acepto.”
Aunque tengo rabia,, Me amo y me acepto.”
“Aunque me siento desesperado(a) y no se que hacer, Me amo y me acepto.”