Grafologia

La grafología y la grafomancia son muy parecidas, ya que realizan un estudio de las características de la escritura, dibujos y el grafismo de una determinada persona. Sin embargo, en el caso de la grafomancia se procura revelar aspectos de su verdadera naturaleza que permitan descubrir datos del pasado y del presente del individuo lo que facilita anticipar el futuro probable a corto, mediano y largo plazo.

La grafomancia utiliza la lupa como instrumento físico para facilitar su labor de observación de los rasgos y las características de los grafismos o manuscritos.

En este sentido, la grafomancia, al igual que la grafología, prestan atención hasta en el color de tinta, presión, tamaño, orden, inclinación, formas y fragmentos de las letras, palabras, firma entre otros.

 

A continuación se presentan, en forma más detallada, algunas características que se deben observar en la grafomancia:

Inclinación: Permite analizar aspectos sociales, emocionales y afectivos del individuo y su proyección en cuanto a su desenvolvimiento.

Por ejemplo si un individuo presenta en su escritura poca inclinación se puede interpretar que tiene un gran afán de progreso y actividad. Sin embargo, es poco lo que puede avanzar por su falta de flexibilidad.

Mientras que una persona con un trazo de escritura muy inclinada puede sufrir de ataques de nervios, tendencia exagerada a valorar los hechos, dramatización excesiva de los sucesos e irritabilidad que puede conducirle a futuras situaciones de agresividad familiar y problemas sociales.

Por el otro lado, una persona cuya letra tiene una inclinación a la izquierda puede interpretarse como reservado y prudente aunque pude poseer una gran falta de confianza en sí mismo que puede ocasionarle frustraciones en el área afectiva.

Si la escritura presenta inclinaciones desiguales y oscilantes, puede reflejar un individuo que lucha en un ambiente contradictorio y que no sabe hacia dónde dirigir exactamente sus proyectos y metas futuras.

 

Tamaño: arroja rasgos referentes a la autoestima y su proyección como individuo.

La persona con una letra de tamaño excesivamente pequeña denota una gran introversión, agudeza crítica, concentración y prudencia y que presenta una tendencia de relegar el aspecto afectivo a un plano secundario. En un futuro puede que se le presente un divorcio o separación muy dolorosa.

Un individuo con una letra mediana muestra adaptabilidad emocional e intelectual y un gran espíritu emprendedor, pero tal vez su timidez y reflexión no le permitirá aprovechar las oportunidades que se les pueden presentar en el futuro.

Mientras que aquél que tiene una letra grande demuestra una ambición desmedida y una proyección económica irreal sobre su futuro lo cual puede que lo lleve a una depresión en caso que no logre alcanzar lo que desea.

Una persona que coloca mayúsculas en todas partes de un escrito lo que refleja es una gran necesidad de llamar la atención de tener el mando y de tener voz y voto.

Forma: La forma de las letras cuando se escribe denota aspectos de la personalidad, el comportamiento, los niveles de adaptación y los objetivos que desea alcanzar en el futuro

Por ejemplo: Una persona con una caligrafía muy florida se interpreta como de gran romanticismo. Sin embargo, en el futuro puede convertirse fácilmente en un exhibicionista fuera de todo convencionalismo.

Una forma de letra en zigzag muestra inconstancia y una persona que tal vez en el futuro muestre problemas de adaptabilidad si se presenta cambios constantes.

Mientras que letras feas o mal trazadas puede ser interpretado como una persona que tiene ideas confusas y poca personalidad lo cual puede causarle problemas con sus relaciones con los demás.

Inclusive las formas de algunas letras pueden ser un indicativo. En el caso de la letra M, si sus curvas son bajas representa bondad, adaptabilidad, gusto por la sencillez. Mientras que si las curvas son altas puede señalar autocontrol y prudencia, pero con una gran introspección y reserva lo cual puede hacer que la persona en el futuro tenga dificultades para relacionarse con los demás.

Si la primera pata de la letra M es más alta, muestra que la persona es orgullosa y ambiciosa y puede que alcance, con tesón, sus metas Si la segunda pata de la letra M es más alta, muestra vanidad y presunción mientras que la tercera pata; voluntad de mandar sin saber hacerlo.

En el caso de la letra D, si está rígida indica firmeza de principios morales y religiosos y un futuro provechoso por el orden mostrado. Si la D es cóncava, se puede interpretar como un individuo con gran amabilidad, complacencia y tolerancia.

En cuanto al punto arriba de la letra I, si ésta se encuentra por encima y proporcional, se interpreta como un individuo con claridad, meticulosidad, atención y reflexión. Si, por el contrario, está muy pegado, muestra materialismo. En el caso que sea un punto grueso; orden y constancia, pero si es, más bien, parecido a un acento, se trata de un polemista y buscador de problemas.

 

Algunos ejemplos de personalidades con base a la grafomancia:

Si la persona es:

Altruista: Su escritura es simplificada, clara, aireada; márgenes normales o amplias, tendencia a unir mayúsculas y letras, ausencia de trazados convergentes, firmas claras y simples.

Ambiciosa: Su escritura contiene mayúsculas grandes y su firma se representa en forma ascendente.

Bondadosa: Su escritura posee curva en la base, inclinación dextrógira espontánea, trazos claros y legibles, ausencia de rasgos convergentes, firma sencilla.

Egoísta: Su escritura contiene ganchos convergentes; es regresiva, condensada y con guirnaldas.